Vocación ¿Qué es?

¿Qué estudiar? es la pregunta que hoy se estan haciendo miles de estudiantes, quienes en noviembre, tendrán que rendir la #PSU.

De acuerdo al último estudio sobre retención (2017) elaborado por el Servicio de Información de Educación Superior del Ministerio de Educación, el promedio de desercion de la educacion superior es de 27,9% .

Siendo uno de los factores más influyentes en esta cifras la Vocación. Para los jóvenes decidir que carrera desempeñaran en el futuro no es tarea facil; por este motivo conversamos con la psicologa y Coordinadora de asuntos estudiantles de la escuela de Psicología de la Universidad Católica Silva Henríquez, Camila Astorga, para entender y acompañar a los futuros universitarios en este proceso.

¿Qué es la vocación?

La vocación es más que el gusto que uno tiene por una profesión o actividad”, explicó la docente, tiene relación con una orientación que moviliza y motiva a las personas a realizar determinada actividad, tiene que ver con algo que “te gusta” o “gustaría hacer”, y se encuentra definido por ciertas características personales, experiencias previas con actividades similares, con la personalidad, o con sus capacidades.

“Decir tener vocación para la docencia, implica que te conoces, conoces tus habilidades, expectativas, intereses y que estos te movilizan a realizar esta actividad y por eso es que la realizas con gusto”, indicó.

Talentos y habilidades

La vocación tiene que ver con distintas variables que interactúan entre sí, la personalidad, las expectativas, los intereses, la motivación, las metas y objetivos personales, las habilidades y sobre todo el conocimiento de sí mismo que permite saber qué es lo que los moviliza.

“Los jóvenes para descubrir cuál es su vocación deben analizarse, revisarse y conocerse. Muchas veces el tener talento para algo lo vinculan directamente con que debes elegir una carrera y ahí nos equivocamos muchas veces porque para descubrir tu vocación, es necesario tomar en cuenta otras variables”, apuntó; para ello deben definir primero qué actividades son de su interés, cuáles son sus motivaciones, qué les gusta hacer, con qué disfrutan y si esto se relaciona con alguna carrera profesional.

En este sentido, la psicóloga llama a los jóvenes a preguntarse, “¿en qué me veo más adelante? y si me veo haciéndolo permanentemente en el futuro porque no puedes olvidar que estás tomando una decisión para tu futuro”.

Solo después de eso él o ella se deben preguntar acerca de sus habilidades. Además de establecer sus metas personales, qué quiere lograr, con quienes relacionarse, a quienes ayudar, donde no se ve, cuáles son sus intereses y motivaciones.

Elección de carrera

Otras preguntas que se deben plantearse antes de tomar su decisión son: ¿qué hacen los profesionales de la carrera de su interés en el día a día?, ¿qué implica estudiar Psicología, Trabajo Social o la carrera de su elección? ¿Qué asignaturas tiene?, ¿qué harías en el ejercicio de la profesión siendo enfermero? ¿Qué hace un Ingeniero informático, Comercial, etc.? Y para eso importante revisar la malla, investigar acerca del proceso de formación y de la actividad profesional de las carreras de interés.

“Si analizas eso y todo el proceso que implicaría entonces la elección de una carrera, te podrás dar cuenta que no es una decisión que se toma de un día para otro. Es una decisión que debes tomar informado, con tiempo de al menos un año y con un análisis previo importante. Esa revisión, te permitirá tomar una decisión con mayor seguridad y confianza”, agregó.

Rendimiento académico y mi decisión

Un consejo es que el joven siempre tenga más de una opción, ya que puede estar interesado en una carrera, pero hay factores como sus notas y/o puntaje obtenido que no se ajusta a lo que requiere para ingresar, pero, si antes de eso tiene claridad sobre sus intereses y además se encuentra en conocimiento de las carreras que tienen relación con sus motivaciones, podría de esta forma a tener más de una alternativa y eso señala la docente es “clave”

Hay distintas carreras que tienen campos similares en el ejercicio profesional y hay carreras que tienen distintas áreas y distintos espacios para ejercer. Normalmente, indica que conocemos lo general de una profesión, lo evidente y de conocimiento común, pero cuando se debe elegir una carrera, ya no basta con ese conocimiento, debe averiguar todos los campos que tienen las distintas carreras.

Para eso el estudiante puede buscar, ingresar a las universidades, revisar las carreras que ofrecen y en la medida que vayas investigando se podrá dar cuenta que existen algunas que no conocía y que no había considerado y se van abriendo muchas más opciones que se pueden ajustar a sus posibilidades reales de ingresar o también está la opción válida de esperar y volver a intentar, pues lo más importante es que estudie la carrera que le interesa y motiva, aquella por la que tienes vocación.

Padres y Expectativas

“Es difícil, pero me parece que es muy importante educar también a los padres en el tema, pues se debe entender que es el futuro y es lo que lo o la acompañará durante toda su vida a su hijo, hija, nieto, sobrino, etc.”, señaló. La docente explica que esta decisión para los jóvenes tiene un alto grado de complejidad, ya que es determinante para su futuro y es una resolución que debe ser tomada solo por ellos. Pero compartir con los padres el proceso de elección, hacerlos parte de esta búsqueda, compartir el análisis y las razones de la elección es importante para involucrarlos y para que comprendan desde la vivencia del estudiante el porqué de su decisión.

Motivación y acompañamiento

Para la Coordinadora, sería ideal que desde los padres y el colegio se faciliten los espacios para identificar con uno o dos años de anticipación los intereses, vocación e inclinación de los jóvenes por ciertas áreas. Identificar también la desmotivación y falta de interés en el proceso, la razón de la desmotivación en ciertos casos y trabajar de manera temprana en ello pero no como un medio de presión sino que como un medio de acompañamiento; por otra parte, señala que no necesariamente todos tienen que estar interesados en ingresar a la educación superior formal, hay otros espacios de desarrollo profesional y eso tampoco lo podemos olvidar.

“Es importante identificar las motivaciones, pueden realizar test vocacionales como orientación, es importante revisarlos, contrastarlos con un trabajo más personal de indagación, con sus resultados académicos y por supuesto también es sumamente relevante hacer visibles las distintas opciones, orientarlos en la búsqueda, participar en conjunto de ferias universitarias y finalmente acompañarlos en el proceso porque probablemente es la primera vez que deben tomar un decisión que determina su futuro”, explicó.