consejos

Admisión 2018: ¿Cómo enfrentar tranquilo la rendición de la PSU?

La rendición de la Prueba de Selección Universitaria para miles de jóvenes es el último paso de un largo proceso de preparación, pero que también, definirá su futuro.

Por ello, no es extraño que puedan sentir ansiedad y un alto grado de estrés, pero manejar esto será fundamental para llegar preparado el próximo 27 y 28 de noviembre a rendir la PSU.

Por este motivo la Escuela de Psicóloga de la Universidad Católica Silva Henríquez, entregó algunas claves para llegar preparado y sin preocupaciones a rendir la prueba.

La expectativa

Los jóvenes hoy, tienen altas expectativas acerca de su futuro, por lo que rendir la PSU y elegir una carrera, lo experimentan como un momento decisivo para lograr todas sus metas e ideales,  pero finalmente ese momento, de acuerdo a Camila Astorga, actual Docente y Coordinadora de Asuntos Estudiantiles y Prácticas Profesionales de la Escuela de Psicología de la UCSH “es parte de la construcción de tu historia y por tanto no es un hecho definitorio, ya que todos tenemos la facultad de ir reconstruyendo nuestros proyectos a través del aprendizaje que adquirimos de cada momento”, por lo que llama a no  visualizarlo como el único hecho que define tu futuro, ya que es posible que existan distintas alternativas y es recomendable tenerlas presentes previamente.

Las altas expectativas por los resultados, la toma de una decisión adecuada, la presión externa y focalizar tu atención en ellos, son errores recurrentes, que generan ansiedad. Si la preocupación recae en los resultados y en el fin del proceso estás ocupando un espacio importante de tu atención.

Debes usar tu tiempo en buscar estrategias de estudio y opciones que se ajusten a tus proyectos.

Planificación

La docente de Psicología, señala también que para llegar preparado a rendir la prueba es necesario que planifiques tus tiempos de estudios. Estudiar en último momento no facilita un mejor rendimiento. Además, los últimos días debes preocuparte de disminuir la tensión por lo que es recomendable que estos días sean únicamente de repaso y distracción.

Lidiar con la ansiedad

Un factor importante es saber manejar la ansiedad, ya que si bien es un motor importante y un movilizador para la acción, esta te puede bloquear si es excesiva. Para eso es fundamental que en primer lugar encuentres la razón por la que sientes ansiedad; si no detectas la base de tu estado será difícil que puedas manejarlo.

El no sentirse preparado puede aumentar el estrés, por tanto es recomendable que te prepares con estrategias que ya te fueron útiles, aconseja Astorga. Así mismo debes evitar pensar en experiencias que no fueron exitosas, y de esta manera combatir con la inseguridad que significa el proceso.

La preocupación excesiva y el no sentirse preparado afecta el estado emocional, por lo que al momento de la evaluación será necesario que distraigas la atención de los pensamientos negativos, de las presiones y de los resultados que esperas. Recurre a pensar en tu preparación, tus capacidades y en que si bien es un momento importante, es parte del crecimiento que sin duda te traerá aprendizajes, independiente de los resultados”, agrega la coordinadora.

 Reconocimiento de sala  

La académica recomienda que el domingo 26 de noviembre, realices el reconcomiendo de salas y que llegues antes del horario los  días de la prueba, debido a que “cuando enfrentamos un contexto desconocido tendemos a sentirnos incómodos y no es momento para experimentar esta sensación”, Debes posicionarte y convertirlo en un lugar en el que te sientas seguro.